El próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el movimiento feminista con el apoyo de organizaciones y colectivos políticos, sociales y sindicales convocan una huelga feminista a lo largo de nuestra geografía y que, tras el éxito del año pasado, en 2019 consigue una dimensión internacional.

El objetivo de esta huelga de 24 horas es denunciar las desigualdades, las discriminaciones y las violencias estructurales que sufren más de la mitad de la población mundial, las mujeres, pero también reivindicar un nuevo modelo social, justo, democrático e igualitario.

A EU Raspeig le sobran los motivos para secundar esta movilización. En el mundo laboral, las mujeres ganan sólo entre el 60 y el 75% del salario de los hombres en empleos de igual valor. Además, el trabajo dedicado por las mujeres a los hogares, a la atención de los enfermos y a la reproducción social consigue el 53% del PIB, esto significa que el Estado hace recaer en ellas gran parte de lo que tendría que ser atendido por los servicios públicos y la corresponsabilidad de los hombres.

Las mujeres están desprotegidas frente a las agresiones sexuales y las violaciones, desde 2016 se han cometido 89 agresiones sexuales múltiples en el Estado Español. Por otro lado, los continuos asesinatos de mujeres deben tener un rechazo frontal por parte de la sociedad y las Instituciones públicas. El Pacto de Estado contra las violencias machistas debe dotarse de forma inmediata de recursos y medios suficientes para el desarrollo de políticas globales, reales y efectivas que ayuden a conseguir una sociedad libre de violencias contra las mujeres y niñas.

En EU Raspeig, no podemos olvidarnos de la notoria expansión que está adquiriendo el debate y la demanda de los úteros de alquiler, una forma de explotación capitalista y patriarcal que mercantiliza los cuerpos de las mujeres. Así como,  las miles y miles de mujeres y niñas traficadas para consumo sexual de los hombres y su irrefutable conexión con la “industria del sexo” y la prostitución, que hace imprescindible la puesta en marcha de políticas públicas y protocolos globales contra la trata, para que las mujeres víctimas de ésta y en situación de prostitución tengan alternativas formativas y laborales, asistencia social y mecanismos de asilo y protección reales.

Este viernes, 8 de marzo las mujeres tomarán las calles para demostrar que no sólo hay que parar el mundo, sino que también hay que transformarlo, cambiando los modelos patriarcales y capitalistas por modelos de igualdad, justicia, paridad, libertad, diversidad y democracia.

Por éstas y muchas más razones es necesario apoyar la Huelga Feminista convocada para el 8 de marzo, así como las acciones que llevará a cabo la Plataforma por la Igualdad Raspeig en la plaza de España de nuestro municipio, de 10 a 13 horas. Solo juntas, seremos imparables.